La sorprendente verdad sobre lo que motiva a tus alumnos

Uno de los retos más frecuentes para un docente es encontrar la fórmula para motivar a los alumnos a aprender. Con motivación, todo es más fácil en el aula. ¿Podrías involucrar más a las alumnos en los proyectos de clase, generar más debate, estimular preguntas o simplemente inducir al esfuerzo? Hay buenas noticias. Las investigaciones científicas confirman reiteradamente que sí y han encontrado las claves.

La motivación es un motor interno que se nos enciende de forma misteriosa y nos predispone a aprender con facilidad, superar dificultades y conseguir lo imposible. Digo, de forma misteriosa, debido a que descifrar las razones, que hacen que estemos motivados o queramos aprender, varían según la persona y en ocasiones pueden ser poco obvias.

Tradicionalmente para conseguir el comportamiento del alumno que se desea se recurre a factores extrínsecos, como premios y castigos. Sin embargo, es interesante saber que cuando asignamos tareas complejas, que requieren de un esfuerzo y una creatividad continuada, este tipo de recompensas no funcionan para sostener la motivación a largo plazo.

Esta afirmación no es una sospecha o una opinión sino un realidad documentada durante más de 50 años por expertos y estudios sociales sobre el comportamiento humano. Numerosos experimentos nos descubren qué motiva a los humanos en general y los resultados pueden aplicarse fácilmente para tus alumnos dentro y fuera del aula.

Theresa Amabile, experta en creatividad organizativa, ha mostrado en sus investigaciones que ofrecer premios o castigos puede matar la creatividad:

“Las personas (y por tanto tus alumnos) serán más creativos cuando lo que les motiva es el interés, la satisfacción y el reto del trabajo en sí mismo y no las presiones externas.” (Theresa Amabile, “How to kill Creativity”, Harvard Business Review, Septiembre 1998)

“En 9 de cada 10 tareas que examinamos a través de tres experimentos, vimos que cómo más incentivos externos se daban, peor rendimiento se conseguía”. (D. Ariely, U.Gneezy, G.Lowenstein & N. Mazar, Federal Bank of Boston).

Daniel Pink, escritor y periodista norteamericano, identifica de forma científica en su libro La sorprendente verdad sobre lo que nos motiva, tres claves que funcionan reiteradamente para conseguir la motivación y el camino hacia un mejor rendimiento: Autonomía, Maestría y Propósito. Su aplicación en el aula podría traducirse de la siguiente manera:

  • Clave 1: Dar Autonomía

Si quieres que tus alumnos se sientan implicados en un proyecto de aula, en vez de darles apuntes y un ejercicio, dales la libertad de que aprendan por sí mismos. Dales la autonomía para que escojan dónde y cómo obtener los conocimientos. Si les dejas afrontar el reto a su propio ritmo y en la secuencia que decidan, irán más allá de lo que pone el temario o lo que entra en el examen.

Explica claramente el objetivo del proyecto y los resultados que esperas pero cada uno tiene libertad para buscar su propio camino para cumplir con el objetivo marcado.

La autonomía permite además acomodar el hecho de que no todos aprendemos de la misma forma. De acuerdo con el principio de las inteligencias múltiples, puedes guiarlos hacia una variedad de contenidos en distintos formatos: contenidos multimedia, ebooks, YouTube para Escuelas, libros, revistas científicas, blogs e incluso redes sociales. De la misma forma, el alumno documenta lo aprendido pudiendo usar herramientas 2.0, videos, presentaciones orales al resto de la clase, papel y lápiz, una obra teatral, un post en un blog, debatiendo con un experto por videoconferencia, etc. Las posibilidades son infinitas y ellos encontraran el medio que más les entusiasma.

Hay que crear oportunidades para que lleven a cabo su propia investigación, se equivoquen, aprendan de errores y desarrollen la capacidad de solucionar problemas. Para ello también se programa una tarde “Fedex” dentro del horario lectivo.

Una tarde “FedEx” se trata de una práctica inusual que empresas como Google realizan con sus empleados con grandes resultados. Gmail y Google News son dos productos desarrollados durante estas horas FedEx. En centros escolares también empiezan a aplicarse.

Básicamente cada trimestre, un viernes por la tarde, los alumnos trabajan en un proyecto durante varias horas que no forma parte del temario escolar pero que les despierta un gran interés. Puede ser escribir poema, crear un blog, grabar un video, construir un artilugio, realizar un experimento, etc. El lunes siguiente, los alumnos presentan los resultados e impresiones. Su lógica se basa en que los alumnos aprenderán más cuando tienen la autonomía de escoger el tema.

Con esta actividad los alumnos usan sus talentos sin restricciones, desarrollen su creatividad y prueban cosas por curiosidad o diversión. Puede parecer que se pierde el tiempo, que no se avanza en el temario escolar pero la ciencia sugiere todo lo contrario.

La manera más simple para asegurar que una persona valora lo que está haciendo es maximizar su libertad para escoger y su autonomía”. (Good and Brophy 2004).

Hoy la tecnología disponible nos ofrece todavía más medios para proporcionar esta autonomía a los alumnos. Bien utilizada se transforma en un potente acelerador de la motivación y en última instancia, del aprendizaje.

  • Clave 2: Conseguir Maestría

La maestría hace referencia a nuestro deseo de mejorar nuestras habilidades, de progresar y de ser cada vez más capaces. Harvard Business School lo identifica como el motivador más importante.

Un obstáculo actual es la importancia exagerada que algunos profesores y padres pueden llegar a dar a las notas para evaluar el progreso del alumno. Si un alumno percibe que el objetivo es aprobar un exámen o sacar una buena nota, este alumno se vuelve menos propenso a tomar riesgos, un prerrequisito para la creatividad y el aprendizaje. En vez de intentar aprender lo que realmente le interesa, comienza a pensar si estos temas entran en el exámen y cómo le afectarán la nota.

Es interesante experimentar con la asignación de proyectos que no puntúan o tienen poco peso en la nota final. Se da énfasis a la satisfacción personal de adquirir nuevas habilidades, tomando como partida las fortalezas e intereses de los alumnos. También se diseñan evaluaciones que incentivan el tipo de aprendizaje que queremos que los alumnos consigan. Además se les guía para que ellos mismos sean capaces de evaluar su progreso a largo del curso y estén motivados a mejorar sin presiones externas.

Finlandia es un ejemplo de un sistema educativo en donde prácticamente no existen las evaluaciones y en cambio consiguen los mejores resultados en las pruebas PISA año tras año.

  • Clave 3: Entender el Propósito

Los alumnos trabajan mejor cuando comprenden cuál es el propósito detrás de un proyecto de aula y especialmente ven su utilidad dentro de su futuro profesional.

Intentar explicar a un alumno porqué debe aprender a hacer derivadas en matemáticas, cuando desea ser pianista, puede ser misión imposible. Sin embargo, cuando sea posible, podemos intentar contextualizar un tema dentro de la vida real. Por ejemplo, si estamos aprendiendo estadística, podemos hacer que utilicen datos reales que sean interesantes o curiosos para ellos, por ejemplo, averiguar cuántas personas nacen en España cada minuto o cuál es la edad media de un usuario en Facebook.

Por otro lado, si estamos estudiando Inglés, podemos intentar que descifren en grupo la letra de canciones de Justin Bieber y Lady Gaga, o incluso que encuentren amigos nativos en Facebook y Twitter con los que practicar. Entenderán que el inglés es un vehículo imprescindible para viajar, entender una cultura, trabajar en el extranjero y hacer amistades en todo el mundo.

También, puedes generar el contenido de un proyecto a raíz de un interés que surge en el aula de forma espontánea. Por ejemplo, si un alumno se hace una herida en clase y te acribillan a preguntas sobre la sangre y el tema de los microbios (ocurre frecuentemente con los más pequeños), se puede aprovechar para iniciar un trabajo en grupo e introducir conceptos del cuerpo humano, infecciones, células, etc. Leerán, escribirán, investigarán y aprenderán las competencias básicas de una forma natural. El propósito y su utilidad estará bien claro para ellos.

 Para conocer más sobre la sorprendente ciencia detrás de la motivación, puedes ver el video de Daniel Pink en un TED Talk (subtítulos en español disponibles).

 

¿Estás de acuerdo que éstas son las claves para generar mayor motivación en tus alumnos? ¿Qué factores te motivan en tu trabajo como docente?

Foto por Opensourceway

Entradas Relacionadas:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete al blog por email AQUÍ . Meritxell es asesora y formadora en nuevas tecnologías aplicadas a la educación. Embajadora de Evernote y Consultora Certificada de Evernote Business (EBCC) para centros educativos y empresas. Creadora y tutora del Curso de Competencias Digitales para profesores de la Fundación UNED. Cofundadora de TotemGuard. Me encanta emprender, estudiar y compartir lo que aprendo.
Encuentra tu curso en la Academy TotemGuard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

50 comentarios en “La sorprendente verdad sobre lo que motiva a tus alumnos

  1. Intentaré poner en práctica estas técnicas a partir de Enero, aunque, sinceramente, no creo que con un grupo adolescente puedan dar un buen resultado…

    • ¿Por qué piensas que no dará buen resultado? Me gustaría que nos hicieras llegar los obstáculos que encuentras para entender tus objecciones. Gracias por tu aportación al debate.

      • Bueno…mi experiencia ha sido bastante mala en este sentido.
        Intento que mis alumnos aprendan un idioma de manera divertida descrifrando canciones que ellos mismos traen a clase, pero al final siempre dicen que les parece complicado y al final se aburren…
        También lo intenté con películas en VO y subtituladas en el mismo idioma, pero sus quejas eran constantes, ya que no les “apetecía” pasarse las 2 horas de la película leyendo…

        Básicamente, estas son las dificultades con las que me he encontrado.
        Un saludo.

    • Hola:
      Con todo el respeto y la admiración por estos estudios, creo que dejan fuera lo más importante, sobre todo en lo que respecta a motivar a adolescentes. ¿Por qué a algunos profesores les funcionan estas técnicas o herramientas y a otros no? ¿Por qué algunos profesores son sencillamente imanes para los chicos y otros los espantan aunque tengan la mejor de las voluntades? Creo humildemente que la respuesta está en el propio profesor. Un profesor que impacta en los estudiantes adolescentes tiene una personalidad especial. Es un guía que los enseña a pensar y que transmite una experiencia de toda una vida. Es un ejemplo de las virtudes que ellos consideran fundamentales. Creo, por ejemplo, que a un profesor triste, que vea las cosas siempre por el lado negativo o que transmita baja energía le va a ser difícil motivar a sus alumnos, independientemente de las técnicas que utilice.
      No todo el mundo puede ser un excelente profesor. Hacen falta unas cualidades emocionales básicas. Y esa debería ser la primera prueba de las oposiciones. Eso no quiere decir que esas cualidades no se puedan adquirir o desarrollar, pero habría que empezar por ahí. Como profesores debemos conocernos y trabajar nuestra personalidad. Luego ya darán resultado las técnicas. ¡Mucha suerte y ánimos para el camino!

      • Thais,

        Agradezco enormemente que nos dejes tu opinión. Estoy de acuerdo con lo que dices. Es imposible motivar a un grupo de alumnos si tu eres el primer desmotivado y desprendes negatividad. Estas pautas para conseguir motivación son aplicables a cualquier persona y si no te motiva tu trabajo de profesor, lo primero es pensar qué necesitas para encontrar ese motor interno que lo puede cambiar todo. Los estudios proponen: ¿Quizás más autonomía en la forma y contenido de las clases? ¿Quizás saber que aprendes cada día nuevas habilidades que te hacen ser mejor profesor y orgulloso de tu esfuerzo? o ¿Palpar que gracias a tu trabajo consigues mejores personas?. Gracias por tu contribución.

      • Opino completamente igual. Hay que tener carisma además de los obligados conocimientos de la materia a impartir para trabajar con adolescentes. Depende de cómo se les plantee un tema para que ellos lo acojan con entusiasmo o no. No obstante, hay que estudiar el perfil del alumnado que se tiene entre manos porque, a veces, es my difícil. Yo puedo aportar aquí que mi experiencia es muy positiva hasta el día de hoy. Saludos.

      • Hola:
        Hace poco leí en algún post de estos magníficos que corren por la red que según no sé qué estudio, un de los factores que más influye en el aprendizaje desde el punto de vista del profesorado, es la propia espectativa que tiene el profesor sobre lo que seràn capaces de aprender sus alumnos.
        Lo digo porque tendría que ver con que los profesores que están convencidos que su actuación dará frutos creo que pueden ser estos imanes. Cuando escucho a un profesor decir que sus alumnos no serán capaces de… lo que sea, entiendo que ha tirado la toalla y realmente no sacará gran cosa de ellos en clase.
        Gracias a tod@s por vuestros aportes y especialmente a “Totemguard” que es uno de mis sitios de referencia.
        Ánimo y que los recortes no nos quiten la ilusión.
        CArlos

      • Muy buen punto y es esto lo que debemos “atacar”. Desarrollar las habilidades en el profesor primero que todo. Empezar por ahí. “Como profesores debemos conocernos y trabajar nuestra personalidad”. ¡¡Lo mismo digo!!

    • Creo que no has usado la motivacion adecuada. los jovenes tienden a aburrirse cuando no tienen un proyecto que los ocupe y los apasione al mismo tiempo. por ejemplo, las canciones se llegan a ser trivialidades de sus vidas y nadie quiere ver una pelicula en que no pueda tener claro el argumento final. Creo que deberias probar quiza con noticias de moda, futbol, cosas que les interesen en comun y ensayar, no es tirar la toalla y ya

  2. Magnífico resumen de lo que de verdad motiva a los alumnos. Aunque ponerlo en pràctica no es tan sencillo. Pero no por ello debemos dejar de intentarlo, ya que estas tres claves muestran el camino hacia un aprendizaje más y significativo.

    Enhorabuena!

    • Gracias por tu comentario. Estas reflexiones son aplicables para alumnos, profesores o cualquier profesional que desee mejorar su propia motivación y la de los que le rodean. Un saludo.

  3. Hola; estoy de acuerdo con algunos puntos dentro de esta entrada, pero sigo viendo mucha teoría en el tema de la motivación. Como profesor con algo de experiencia, he aprendido que los alumnos nos demandan de manera implícita unas normas, unas normas que se parecen mucho a la sociedad conductista en la que vivimos. Es verdad que hay alumnos que cambian el chip con un cambio en las estrategias de enseñanza y aprendizaje. Pero no es lo normal.

    Soy Profesor de Lengua Castellana y Literatura y estoy metido en el rollo de las TIC. En principio pensé que las TIC iban a ser un golpe de efecto para alumnos que ven la materia como algo aburrido. No obstante, me he llevado un pequeño palo sobre esto y he tenido que recurrir a los viejos trucos de antes (¿Por qué dicen que están en desuso o anticuados, si yo estudié así y soy profesor a día de hoy?).

    Expongo mi ejemplo: he creado una página Moodle para que los alumnos entren y se desenvuelvan en juegos, foros, vídeos, cuestionarios y demás actividades. De una clase de más de veinte alumnos, han participado de cinco a siete en una clase de veinte de forma irregular. Los alumnos que cogen los apuntes no van a clase o se ponen a hablar de cualquier cosa menos de algo relacionado con la materia. Al final he tenido que recurrir al método de positivos y negativos. Los alumnos entran en tropel ahora.

    Dentro de lo constructivista, está clarísimo la figura del profesor, su empatía y su amor por lo que enseña es esencial para que una materia vaya como la seda. Eso crea bastante motivación. De la misma manera, afirmo que el profesor en ciertas aulas debe ser conductista primero y constructivista después, por la razón que expuse al principio. Es la fórmula que me funciona, sinceramente.

    Aparte, estoy detectando que los profesores y los pedagogos están buscando algo que algunos alumnos no pueden ofrecer, que es la motivación. Alumnos que han tenido problemas sociales y familiares no pueden tener la materia en un proyecto medianamente definido. Necesita otras medidas. Cuando se consiga, ya se hablará de motivación.

    • Gracias Paf. Agradezco el tiempo dedicado a explicarnos tu caso. Sin duda, motivar no es fácil. No hay una fórmula perfecta y concreta para solucionar problemas de motivación en el aula ya que lo que enciende ese motor interno varía de alumno a alumno. Sin embargo, está claro que llegar a clase, soltar un rollo mientras los alumnos cogen apuntes, no es la mejor combinación para aprender y este hecho lo hemos vivido todos. Podemos explicar un tema de muchas maneras y el profesor de hoy debe experimentar constantemente para ver qué funciona mejor. Autonomía, maestría y propósito parecen ingredientes razonables para integrar en cualquier proyecto de aula, aunque no en exclusiva. Por otro lado, las TIC nos pueden ayudar si vemos que los alumnos muestran interés por ellas. Pero si una tecnología no funciona en el aula, hay que analizar sus razones y cambiarla por otra si es necesario. Tus alumnos se verán envueltos en el mundo digital en su vida profesional y la escuela debe prepararles para estas competencias. Un saludo.

      • La motivación está directamente relacionada con las atribuciones personales, que dependen del autoconcepto. Ese sería el primer paso. Todo lo que el alumno puede aportar, crear o proponer le motiva más especialmente, pero para ello debe de poseer unas habilidades/competencias que debería haber trabajado previamente. Ese trabajo previo, que está relacionado con la capacidad para buscar, relacionar, organizar información y compartirla es importante. Por lo tanto, formar en estrategias es importante. Mejorar el autoconcepto también, para que las atribuciones sobre las propias capacidades sean positivas. Posteriormente el alumno puede proponer y crear sobre los contenidos que ofrece el profesor. Todo ello no es tarea sencilla, y se debería empezar desde los primeros años de escolarización. Empoezar desde la base y poco a poco. El docente puede presentar los contenidos para que sena más atractivos, pero la motivación es algo intrínseco a la persona. El docente ha de ser un mediador. Desde la psicología de la instrucción, y desde la psicopedagogía se especifica con detalle y de forma clara, detallada y efectiva.

  4. Me enriqueció visitar el blog, el aspecto motivador en el aprendizaje es decisivo, uno aprende sólo lo que le interesa, las estrategias de la autonomía, conseguir maestría y entender el propósito nos brindan nuevas rutas en este rally hacia el aprendizaje

    • Gracias por tu comentario. Creo que todos trabajamos mejor con estas premisas, o yo al menos me identifico totalmente con ellas. Por este motivo siempre intento que existan estos elementos en cualquier proyecto que emprendo.Un saludo,
      Meritxell

  5. Muy bueno el post, coincide con mi experiencia enseñando Mats y TIC y define y amplía cosas que hago, dentro de lo posible en la rígida enseñanza reglada.
    Sólo un detalle, sí se puede explicar el sentido de las derivadas a un pianista. Son un logro en el pensamiento de la humanidad, responden a nuestra estructura mental, permiten medir las variaciones. Existen los puentes y si no los sabemos los buscamos
    Conocer, aprender y relacionar es una experiencia apasionante.
    Un cordial saludo y una invitación a visitar http://fotomat.es

    • Yair,

      Gracias por tu comentario y comaprtir tu experiencia y blog. Sólo aclarar que no digo que no sea posible explicar el sentido de las derivadas a un pianista. Simplemente puede ser misión imposible ya que para una mente joven puede ser difícil de comprender la interrelación entre ambas habilidades. Un saludo.

  6. Estoy de acuerdo con el artículo, es muy importante que los docentes tengan el poder de transmitir a los alumnos no solo el contenido específico de una materia, sino la adquisición de conciencia y aplicación de los valores como la responsabilidad, la perseverancia, la creatividad, la capacidad de elegir, de calcular riesgos y de afrontar los problemas, etc. Por lo tanto es de gran importancia que los docentes dediquen el tiempo necesario para ingeniarse como hacer para motivar a los alumnos.

  7. Saludos. Acabo de descubrir esta magnífica web y me ha encantado este artículo. Me llama la atención porque tiene mucho que ver con lo que me ha está pasando como tutora este año con un 3ºESO que tiene un gran problema de falta de motivación y, por tanto, de trabajo. Tras las notas del primer trimestre nos hemos devanado los sesos y, al menos en mi materia, aunque reconozco que por acierto-error más que por conocimiento en si, he experimentado mucho con lo de la autonomía y con quitarle “importancia” a las notas en si mismas. Puedo asegurar que no he bajado el nivel de exigencia y que, pese a ello, en este segundo trimestre se ha triplicado el número de aprobados. Queda mucho por hacer, desde luego, pero he salido convencida de que los tiros van por aquí y estoy segura de que este trimestre aún habrá algunos aprobados más.

    • Muchas gracias Laura por dejarnos tu experiencia al respecto de los factores que motivan a tus alumnos. Felicitaciones por el fantástico esfuerzo que comentas para mejorar la educación en tu aula.

  8. Hola.

    Desde hace unos años propongo a mis alumnos de Segundo de Bachillerato que desarrollen a lo largo del curso un trabajo ‘casi’ no reglado. Lo llamamos un ‘proyecto personal de aprendizaje’. Se trata de que elijan al principio del curso un tema que quieran desarrollar (no necesariamente del currículo, tienen libertad total para elegirlo), que hagan un rastreo inicial, que definan sus objetivos y que documenten cómo se organizan para alcanzarlos. Finalmente ese proyecto debe materializarse en algo: un producto, una presentación… El objetivo es ayudarles a desarrollar sus propios PLEs y PLNs.

    Lo cierto es que los resutados son MUY irregulares. Algunos hacen trabajos muy brillantes y otros simplemente cubren el expediente. No siempre hay relación entre la calidad media de los trabajos ‘normales’ del alumno y el resultado de los proyectos. Algunos mejoran espectacularmente, otros nunca encuentran el momento para empezar a trabajar. El profesor es el mismo, la motivación es esencialmente personal… No siempre hay relación entre la calidad media de los trabajos del alumno y su aprovechamiento de este proyecto.

    Sospecho que a esta edad aún necesitan desarrollar su autonomía para que este tipo de trabajos garantice buenos resultados en la mayoría de los chicos.

    • Gracias por dejarnos tu experiencia personal. Es muy interesante escuchar casos reales de aula. Habría que analizar por qué ciertos alumnos no son capaces de encontrar nada que les motive cuando tienen la oportunidad de trabajar en cualquier cosa. Quizás el problema es que no estén acostumbrados a tener esa libertad de pensamiento y les cueste pensar en lo que realmente les interesa. También sería interesante analizar las características de los alumnos que sí aprovechan esta libertad y hacen trabajos brillantes, y ver si podemos encontrar otros condicionantes que afecten a la motivación en ellos.

      Gracias de nuevo por contarnos tu historia.
      Un saludo,

      Meritxell

  9. Me ha interesado el artículo y, sobre todo, me ha impactado la conferencia de Daniel Pink en unTed talk cuyo enlace está al final. Lo tendré en cuenta en mi metodología a la hora de preparar y dar la clase. Pero hay que recordar que esta invitación de los psicólogos a la motivación se viene haciendo desde hace tiempo, y se viene diciendo que es una de las causas del fracaso escolar. Oimos constantemente en la propaganda de determinadas escuelas y “métodos” para aprender inglés frases del tipo de “¿aprendió usted a hablar estudiando?, no ¿verdad?, pues aprenda usted inglés sin estudiar, con nuestro método”. Esa idea es una de las más grandes falacias que se han podido emitir en los centros educativos y en sus departamentos de orientación. El aprendizaje cuesta y quien diga lo contrario está mintiendo. Si estudiamos una lengua cuando ya sabemos hablar la materna, no existe otra forma de hacerlo más que racionalizándolo. Podemos estar en un contexto en el que nadie hable nuestra lengua y nos veamos forzados a hablar y a entender la única lengua que nos permite entendernos, como ocurre en Israel con la enseñanza del hebreo (si los que te rodean hablan cualquier otra lengua menos la tuya), pero si estamos rodeados de gente que habla nuestra lengua materna la única manera de aprenderla es estudiando gramática, leyéndola, traduciéndola, escuchándola, es decir, con esfuerzo y trabajo. Los alumnos van a clase a aprender, no a actividades lúdicas, pues si lo que hay que aprender es demasiado fácil, el alumno lo resuelve de forma automática y lo olvida a continuación. Si es demasiado difícil no lo aprende y no lo retiene. Para que realmente se produzca aprendizaje significativo tiene que haber un cierto nivel de dificultad, y eso, desgraciadamente, con permanentes actividades lúdicas y supuestamente motivadoras no se consigue. Así que, de acuerdo, hay que intentar dar la clase de forma motivadora y estar atento a aquello que más pueda impactar a nuestros alumnos para que retengan lo que estamos explicando, pero la motivación no se puede objetivizar, no se pueden hacer unas reglas para conseguirla, vendrá sugerida por el tipo de alumnos, el contexto, la forma de dar los contenidos, etc. Pero, ¡por favor!, que dejen de pedirnos los psicólogos y pedagogos que los profesores seamos divertidos y que demos la clase de forma lúdica, divertida y motivadora, pues tales ideas a muchos ya nos huelen a puchero de enfermo.

    • Muchas gracias por dejarnos tu opinión ya que enriquece el debate. Personalmente no pediría que las clases fueran lúdicas ni fáciles pero si mucho más prácticas. En vez de estudiar la ley de conservación de la energía teóricamente que la olvidaremos, que los alumnos, por ejemplo, creen un montaje en clase con péndulos o lo que se les ocurra para demostrarla y hacer cálculos sobre ellos en la práctica. Se trata de un ejercicio difícil y en el que el esfuerzo es obligatorio ya que deben hacer una previa investigación teórica. De todos modos motivar es un reto poco fácil pero no sólo para los profesores sino para cualquier persona que dirige un grupo. En mi experiencia estos tres factores ayudan, aunque pueden existir factores extrínsicos que dificulten el interés. Lo importante es no darse por vencido, conocer la teoría pero experimentar en tu propia aula y evaluar con sentido crítico que ha funcionado, que no y ser sincero del porqué.

      Un saludo,

      Meritxell

  10. Muy bueno el artículo, creo que es indispensable que hoy se entienda que la motivación no va tanto por lo entretenido que uno haga la actividad, sino que por lo grande que sea el objetivo o propósito al que quiero llegar. Que los jóvenes se sientan identificados con lo que estoy realizando.

  11. Interesante artículo, como otros muchos de este espacio, pero mi experiencia con adolescentes es que en un grupo de 30 alumnos, como los que tengo yo en todas mis clases, esto es inviable. Con lo que yo me tropiezo una y otra vez es que NO quieren trabajar, da igual las herramientas. TODO lo que suponga un mínimo esfuerzo (simplemente, escuchar el objetivo final de la actividad) tiene como respuesta que no se hace: no se escucha, no se atiende, todo da igual.Para mí la clave está en la casa y en los primeros años de educación en la familia: si generamos niños consentidos, con padres y madres que les hacen las tareas a sus hijos o que desprestigian al colegio, la batalla está perdida.
    Y sé de lo que hablo, pues yo uso mucho la tecnología digital, las herramientas web, proyectos, grupos, autoevaluaciones,… Todo lo que suponga “tengo que hacerlo yo”, en la inmensidad de un grupo de 30 (algunos de mis compañeros han llegado a tener 45 alumnos por aula) es imposible.

    Un saludo.

  12. Se lee mucho sobre pedagogía, motivación, constructivismo y otras temáticas relacionadas con la educación. ¿Cuántos de éstos autores han tenido que trabajar año tras año con estudiantes? ¿Cuántos han visto los cambios culturales? ¿Cuántos han tenido que trabajar en instituciones educativas con los jovenes de hoy en día?

    Es necesario que los maestros de hoy en día escribamos sobre nuestras experiencias y mostremos que no hay teoría para la práctica docente más efectiva que la propia experiencia, leer no prepara a una persona para orientar una clase, lo hace la experiencia y el conocimiento sobre lo que se va a trabajar.

  13. Interesante este artículo en el que me llama enormemente la atención que nadie haya reparado en esto: la tarde “FedEx” se supone que es la tarde libre…es que la “libertad está auspiciada” por la companía de transportes?… no sé si entendí mal, pero me pareció muy fuerte que se utilice el nombre de la compañía. A ver si en un futuro la merienda se llamará “MacDonalds” y el recreo en el patio “Disney” … qué miedo y aún más miedo es que entre tantos profes ningu@ haya hecho un comentario sobre esto… Dónde ha quedado el pensamiento crítico?

    • Ana,

      El nombre de Fedex viene por el hecho de que el proyecto debe entregarse en un plazo máximo de 24 horas según la idea original de una empresa asutraliana, que lo hacía con sus empleados…pero quizás puede dar a confusión el nombre como comentas.

      Un saludo,

      Meritxell

  14. Loable esfuerzo y con puntos interesantes.
    Yo insistiría también en lo que ya se ha apuntado: que no hay fórmulas y que no todas las soluciones o propuestas valen para todos los cursos ni para todos los niveles.

    Y, otro detalle, quita credibilidad que en esta entrada escriban “examen” con acento gráfico. O tilde, como decimos comúnmente.

    Saludos.

  15. Gracias por compartir este conocimiento, estoy de acuerdo por experiencia propia que el sentido de lo que hacemos vale más que una nota, el reto que se plantea puede hacer que avancemos sin necesidad de recompensas.

    Estas ideas me sirven para inspirar una propuesta de cambio didáctico y ayudan a desmitificar el exceso de preocupación por las notas y el poco interés por el aprendizaje que muchas veces preocupa a los estudiantes, padres y docentes.

  16. TODO MUY TEÓRICO Y MUY BONITO.
    CÓMO MOTIVO A MIS CHICO/AS DE FORMACION PROFESIONAL DE GRADO MEDIO. SIN RECURSOS, CON ACCESO DE MÚLTIPLES FORMAS, SIN ESO, DIVERSIFICACIÓN… INCREÍBLE. SI HAY UN MAGO QUE ME LO DIGA…

  17. Trabajo con adolescentes y es absolutamente cierto. Al principio lo que más cuesta como docente es dejar que suceda el aprendizaje, por propia inseguridad, pero he comprobado que es lo único que funciona realmente.

  18. Los pondré en practica creo que en la mayoría de trabajos que uno asigna es cierto que uno impone muchos aspectos negando la creatividad del estudiante y otro es que nunca se centra en el gusto del estudiante, casi que estamos en la analogía que sucede en las instituciones educativas en relación directivos y docentes muchas veces imponen.

  19. Que padre es contar con esta asesoría como docente me es de gran ayuda y sobre todo brinda herramientas para poder llevarlas a la práctica. Gracias

  20. Cada pais tiene su realidad con referencia al aspecto educativo,es verdad que la motivacion en importante tanto para el maestro como para el estudiante(hace tiempo deje de utilizar la palabra alumno) aqui en el Peru si hablamos de motivacion para los estudiantes nos vamos a dar cuenta que el comportamiento de nuestra sociedad desmotiva a estos niños y adolescentes con gobiernos y autoridades corruptas,agresiones, porque se trafica con la educacion ,y los maestros desmotivados no solo por lo expuesto sino con sueldos miseros,sueldos de hambre,donde todos los años los dizque asesores de los gobiernos de turno con palabrerias y sinonimos reforman nuestras leyes educativas,donde los cargos educativos se reparten por los politicos y los gobiernos de turno ,donde vamos a encontrar a directivos incapaces que solo buscan el acomodo politico,pregunto a ustedes ¿que tipo de motivacion debemos tener? Si hicieramos una investigacion en el Peru de cuales de las carreras en las Universidades existen pocos postulantes encontraremos a Educacion,ya casi nadie quiere ser maestro en mi pais,pero a pesar de esto los verdaderos maestros apesar que en las escuelas no contamos con los medios que si tienen ustedes en Europa,inventamos y creamos metodologias que permitan a nuestros estudiantes aprehender y aprender,a ser creativos,lideres,conocedores de su realidad y que sean capaces de mejorarla y ponerla a su servicio.Pero la mejor motivacion es el amor que le damos a nuestros niños desde que sus padres nos dan la gran responsabilidad de tenerlos el tiempo necesario,donde asumimos el papel de niños,puberes,adolescentes y jovenes dejando de lado muchos prejuicios que nos permiten trabajar con nuestros estudiantes.Un gran abrazo.

  21. Hola:
    Estoy muy de acuerdo con lo planteado en su artículo y de hecho, son métodos que hace años llevo utilizando. He encontrado dos problemas. El nivel intelectual o profesional de los alumnos no siempre es el adecuado, un grupo de alumnos se motiva, otro grupo no. Hay restricciones institucionales, cumplir con tareas, con evaluaciones, etc.
    Saludos

  22. Me parece interesante y oportuno los apuntes o tics anteriores deseo poder compartir mi experiencia en unos días, pues estoy comenzando a hacer mis pininos en este campo.
    lo que si tengo bien claro es que el ejemplo enseña y sia mi no me gusta lo que hago no puedo motivar ni lograr buenos resultados.

  23. Muchas gracias por el artículo muy interesante y precisamente me encuentro en la búsqueda de material que me ayude con la motivación de mis alumnos, ya que estoy empezando a trabajar en la docencia y he encontrado algunos estudiantes que se les dificulta demasiado aprender Programación y otros son muy veloces en el aprendizaje, tengo en este momento un problema que no se que hacer para ayudarles a los que aprenden con mas dificultad y al mismo tiempo hacer que los estudiantes que aprenden con mas facilidad continúen con el programa. Gracias por su colaboración.